LISTADO DE ARTÍCULOS ANTERIORES

miércoles, 29 de agosto de 2012

¡NUEVO! - UN LIBRO DE ELOY ROY - Agosto 2012




LA HIGUERA ESTÉRIL





Una defensa apasionada,
libre y radical de la justicia,
para que un mundo menos cruel sea posible.

Este libro nos interpela sin paliativos y nos exige una respuesta personal ante la gran injusticia que sustenta nuestra ‘civilización’.


Libro número 13 de la colección  feadulta.com
Ediciones FE ADULTA, agosto 2012, 
Madrid – España
ISBN 978-84-7631-038-0
220 páginas, 21 x 15 cm, rústica
PVP 10,00 €
Compras de libros de Fe adulta para personas que residen fuera de España.


Presentación del libro
Este libro no es una tesis, ni un poema, ni siquiera un curso de mala teología. A pesar de su orden aparente, es un revoltijo de textos que llevan de un lado para otro, del apocalipsis al jardín del Edén, de los faraones al Vaticano, de la religión alienante a un Evangelio cuestionador, de la imagen de un mundo podrido a una utopía de justicia que se empecina en declararse ya en marcha... Fogonazos que no buscan convencer, sino acaso prender alguna chispa en nuestras soserías religiosas...
O estimular una fe que ya intuye, o sabe, que el mundo de la justicia, de la libertad, de la paz, de la fraternidad universal, un mundo menos cruel no solo es posible sino que comienza cada día. Y que la religión que no se apasiona por la justicia y la libertad no es más que una higuera estéril.



Significado del título

Porque al higo se le atribuye propiedades afrodisíacas, muchas culturas antiguas rendían, a la sombra de las higueras, cultos tórridos a las divinidades especializadas en la fertilidad, la vida en abundancia y el placer erótico. La Biblia integró ese simbolismo, lo purificó y lo aplicó al Templo, morada del Dios viviente, fuente de vida y de toda felicidad. El Templo era la Gran Higuera del Pueblo de Dios.  

Pero, en el trascurso del tiempo, una casta de potentados religiosos logró hacer del Templo una prisión para Dios y un centro de dominación y de explotación del pueblo.   Jesús libró un combate de todos los instantes contra esa tremenda perversión. Cuando su protesta pacífica estaba por estallar en un enfrentamiento violento  con los “vendedores del templo”, Jesús maldijo una higuera que  se secó hasta la raíz (Marcos 11, 12-20).

Esa higuera reseca quedó como la señal profética de la ruina que iba a acaecer sobre el templo y el mismo pueblo que se resignaba a que la religión del Dios de la Vida se trasformara en un instrumento de esclavitud. De hecho, treinta años después de la muerte de Jesús, los ejércitos romanos arrasaron el templo y la ciudad de Jerusalén. La “Gran Higuera” se desecó hasta la raíz.  

Esa señal de la higuera reseca no ha perdido validez y bien pudiera apuntar a las Iglesias y a los gobiernos de nuestro tiempo.

El autor

Eloy Roy es un sacerdote canadiense, misionero treinta años entre Honduras, Argentina y China, amigo de la teología de la liberación, enamorado incondicional de la justicia y de la Biblia profética. Colaborador habitual de www.feadulta.com.

Autorretrato

Nací en 1936 en la Beauce, una región linda e industriosa del futuro país del Québec que hasta hoy forma parte del Canadá. En 1962 fui ordenado sacerdote en la Sociedad de Misiones Extranjeras de Québec y posteriormente hice estudios de pastoral en Colombia y Bélgica. En mis 30 años de andanzas misioneras por Honduras, Argentina y China, he descubierto que Dios hablaba por boca de los nadie. Su idioma era el de los Derechos humanos, las culturas autóctonas que rescatar, las tierras ancestrales que recuperar, el amor a la Madre Tierra, la liberación de la mujer, el horrendo escándalo de la pobreza y el crimen de lesa humanidad de las desapariciones de personas, etc. Esa lengua era la lengua del evangelio, era la de un Dios-hecho-pueblo.

Pero desde hacía mucho existía otro dios que pretendía ser el único y verdadero Dios. De hecho, él no era sino una falacia inventada por los que buscaban adueñarse del mundo. Tenía temibles cabos de vara y no hablaba el lenguaje de los pobres como Jesús. Nos hizo la guerra y la ganó. El Dios-hecho-pueblo no tuvo mucha suerte, nos aplastó el Dios-de-los-Ejércitos.

De regreso a mi Canadá natal, con una salud no tan mala como para morirme y no tan buena como para hacerme algo útil, vivo bamboleando entre la indignación permanente y la esperanza serena de que el viejo dios, enemigo de la justicia y de la libertad, reviente antes del fin del mundo, y que uno no tenga que salir de la Iglesia por tratar de ser un tanto coherente con el evangelio.

Su blog personal, trilingüe, es http://todoelmundovaalcielo.blogspot.ca/

1 comentario:

  1. Ahora comprendo el porqué del título. Vino muy bien la explicación
    Un abrazo, Susana

    ResponderEliminar




DIOS NO ES PROPIEDAD PRIVADA DE UNA CULTURA, DE UNA TRIBU O DE UNA NACIÓN. ES MÁS, NO ES PROPIEDAD DE NINGUNA RELIGIÓN, DE NINGUNA IGLESIA Y DE NINGUNA SECTA. SI DIOS NO ES EL DIOS DE TODOS Y DE TODAS, NO ES DIOS. NADIE TIENE DERECHOS RESERVADOS SOBRE DIOS. Eloy Roy