LISTADO DE ARTÍCULOS ANTERIORES

lunes, 9 de mayo de 2016

VOTAR POR LOS PERDEDORES


       
Si fuera yanqui yo votaría por Bernie Sanders. Porque es el más libre, el más humano, el más justo y el más auténtico de los candidatos para la Presidencia de los Estados Unidos.
Pero Bernie va a perder.
Para la mayoría de los norteamericanos - y de algunos que otros terráqueos,  la prioridad no es: más libertad, más humanidad, más justicia o más autenticidad - ¡qué va! -  sino más dinero, aún sucio y chorreando sangre…  
La verdad es que, fuera de la guita, poco le importa a la mayoría de la gente. “La mayoría”, digo, y no todo el mundo, porque una minoría con todo va a votar por Bernie.
2000 años atrás, yo hubiera votado por Jesús, ¿vio?
¿Por qué pues votar por los perdedores?...
Los jóvenes lo saben. Ellos se identifican con Bernie. Por instinto saben que las ideas de Bernie son de importancia mayor  para la democracia, la justicia social y la paz en el mundo. Saben  que si la humanidad ha de tener algún futuro, por allí anda la cosa. Los jóvenes  advierten eso, los jóvenes saben eso, los jóvenes votan Bernie. A través de los jóvenes s el futuro el que habla.
Jesús perdió. Su derrota fue aplastante. Fue enterrado. Pero no se enterraron ni su testimonio ni su palabra.

Pasa lo mismo con todos aquellos que se las juegan por la justicia y la fraternidad: en realidad, no pierden nunca. Está escrito en el cielo que ellos son y serán siempre los únicos ganadores de la Historia.

De momento Bernie va a perder. Pero, por las olas que él está levantando, Hillary no tiene más remedio que reorientar su  barco. De hecho, ella ya se está pegando menos a Wall Street y a las camarillas de Washington y se acerca cada vez más al pueblo ordinario. Ese es un paso adelante formidable. Si ella mantiene ese rumbo y gana la elección presidencial, será su victoria no cabe dudas, pero, de alguna forma Bernie no habrá perdido del todo. Digo yo.                                                       
                                                            Eloy Roy




No hay comentarios.:

Publicar un comentario




DIOS NO ES PROPIEDAD PRIVADA DE UNA CULTURA, DE UNA TRIBU O DE UNA NACIÓN. ES MÁS, NO ES PROPIEDAD DE NINGUNA RELIGIÓN, DE NINGUNA IGLESIA Y DE NINGUNA SECTA. SI DIOS NO ES EL DIOS DE TODOS Y DE TODAS, NO ES DIOS. NADIE TIENE DERECHOS RESERVADOS SOBRE DIOS. Eloy Roy